.

.

EL NUMERO PERFECTO

Escribe Vitruvio en el capítulo primero del libro tercero:


Los matemáticos afirmaron que el número perfecto es el número seis, pues posee unas divisiones que suman seis, de la siguiente manera: la sexta parte, es el uno; la tercera parte, es el dos, la mitad del seis, es el tres; dos terceras partes componen el número cuatro, en griego dimoeron; cinco partes del número seis -pentemoeron-, es el número cinco; y el número perfecto y final ephectum; formaremos el número ocho sumando seis mas una tercera parte, que en latín se llama terciarium y en griego epiritos; añadiendo al número seis su mitad se logra el número nueve, que es un número sesquiáltero, en griego hemiolios; si al número seis le sumamos dos terceras partes obtenemos la decena, en griego eipidimoeros; el número once es el resultante de sumar cinco al número seis, es decir, un quintario, en griego epipemptos; el número doce se obtiene sumando dos veces el número seis, el número elemental, que se denomina diplasios. De igual modo, el pie es la sexta parte de la altura del hombre, o lo que es lo mismo, sumando seis veces un pie delimitaremos la altura del cuerpo; por ello coincidieron en que tal numero -el seis- es el número perfecto, y además observaron que un codo equivale a seis palmos, o lo que es lo mismo, veinticuatro dedos.

Da la impresión de que las ciudades griegas también concluyeron, a partir de esta relación -como el codo equivale a seis palmos, que el dracma, que era la moneda que usaban, equivalía a seis monedas de bronce acuñadas, como sucede con el as, que llaman óbolo; una cuarta parte del óbolo, que algunos llamaban dichalca y otros trichalca, les sirvió para fijar el dracma con una equivalencia de veinticuatro, en correspondencia con los veinticuatro dedos que mide un codo.



Los autores antiguos fijaron un número perfecto, que es el llamado diez, pues es el número total de los dedos de la mano; a partir del palmo, descubrieron el pie. A Platón le pareció perfecto el número diez, ya que sumando cada una de las sustancias individuales -monadas-, se obtiene la decena (es decir el número diez es el total de sumar 1+2+3+4). Si alcanzamos el número once y el número doce, como sobrepasan el número diez, no pueden ser números perfectos y ningún número será perfecto hasta que alcancemos la segunda decena; en efecto, cada uno de estos números son sustancias individuales, son como partes o fracciones de la decena.
Nuestros antepasados se inclinaron, en un principio, por el número diez y establecieron el denario con una equivalencia de diez ases de bronce; de aquí la etimología del termino dinario que se mantiene hasta nuestros días. Una cuarta parte del denario es el sestercio, que equivale a dos ases y medio.



Con el tiempo, al caer en la cuenta de que eran ambos números perfectos -el seis y el diez- sumaron ambos en un nuevo número, consiguiendo otro número perfectísimo que es el dieciséis. Descubrieron el pie, como verdadero origen de este número. Así, cuando restamos dos palmos de un codo, nos queda un pie de cuatro palmos; y el palmo equivale a cuatro dedos. Por tanto, el pie tiene una equivalencia de dieciséis dedos, como otros tantos ases equivalen a un denario.
L.III-C.I



Comenta Vitruvio en el libro V como para Pitágoras es el número 216 el más indicado para contener el conocimiento: "Les pareció bien escribir sus teorías y sus reglas en unos volúmenes de "estructura cúbica": fijaron el cubo como el conjunto de 216 versos. L.V-Prefacio.

9 comentarios:

  1. Un comentario respecto a la referencia de Vitruvio sobre el número 216 como “numero cúbico”, tomada de Pitágoras:

    Un cubo tiene 6 caras, número perfecto.

    Si el hombre de Vitruvio se inscribe en un cuadrado de 6 x 6 pies, resulta que la superficie envolvente de un cubo de lado 6 pies es (6 x 6) x 6, es decir, 216 pies cuadrados.

    A su vez, su volumen, B x H = 36 x 6 = 216 pies cúbicos. Curiosa coincidencia de la cifra 6. ¿nos están señalando los Pitagóricos y Vitruvio la perfección una vez más?

    Veamos a la vez qué nos dice un libro contemporáneo, el Apocalipsis de San Juan.


    Apocalipsis, 13,18:

    “Aquí se debe aplicar la sabiduría. Quien se sienta inteligente pruebe a descifrar el número de la Bestia, que es número humano: seis, seis, seis”


    Según la traducción realizada por el P. Xavier Pikaza en su libro “Apocalipsis”, Ed. Verbo Divino. 1999, no es correcto traducir 666, (“seiscientos” “sesenta” y “seis”, tres palabras diferentes), sino que el texto repite tres veces consecutivas la misma palabra “seis”

    Por tanto Juan nos habla de la asociación del mismo número 6 repetido tres veces, situación coincidente con el uso del 6 que define el alto y ancho del hombre Vitruviano, el cuadrado que lo envuelve, y el cubo que contiene la sabiduría.

    Si finalmente acudimos de nuevo al Apocalipsis, Capitulo 21, relativo a la Ciudad Nueva, nos dice Juan: "Y midió luego la muralla y resultaron ciento cuarenta y cuatro codos, según la medida humana, que es medida de ángel”.

    Un codo son 1,5 pies, luego 144 codos son 216 pies, es decir, 6 x 6 x 6. Nos aparece aquí de nuevo una relación entre una aplicación de las cifras 6-6-6 y la mención a la “medida humana”, comparándola a la "medida de angel” es decir, de nuevo aparece la perfección.


    Quizás para San Juan la aparición de una regla de perfección humana basada en el número 6, perfectamente conocida en su época, significaba un peligro contra la religión cristiana al pretender elevar al Hombre a la cúspide de la perfección olvidando a Dios, de ahí que en el capítulo 21 busque subordinar ese Hombre Perfecto, modulador de edificios y ciudades proporcionadas en base a su cuerpo, a un Angel y a una Ciudad Nueva que procede de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:27 a. m.

    NO SE ENTIENDE MUCHO

    ResponderEliminar
  3. Puedes acudir a

    http://palma.infotelecom.es/~moranta/teatro4.htm

    Si no es suficiente, puedes contactar a traves de la pagina.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:24 a. m.

    luis mallorca tienes razon

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:07 a. m.

    WOOO ODIO LAS MATEMATICAS


    PERO ESO SI ES EL NUMERO PERFECTO


    ME ENCATNTA LA HISTORIA Q LEONARDO DA VINCI SE RELACIONA CON ELLA

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:26 p. m.

    no entendi nada

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:32 a. m.

    Pitágoras es Dios. No puedo creer los avances de eso Hombre, o mejor dicho, rapito: Dios. Lo amo, lo adoro, tengo un cuadro de Él en mi casa.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:31 a. m.

    Marvin- Honestamente no he leído totalmente este informe virtual, no se me da mucho la lectura y tiendo a sintetizar, pues considero el texto un método muy retrasado para mi sistema cognitivo (no quiero que se tome esto como afán de arrogancia intelectual, por favor), creo que en cuestión de los números y relaciones simétricas de la naturaleza y nuestra interpretación lógica son múltiples, solo que nuestros antepasados aun no asimilaban esto aun. En cuestión del vínculo religioso no lo acredito tanto, pues existe la palabra conspiración desde hace mucho tiempo atrás, de hecho tengo un refrán.. por así llamarle.. "en lo alto tu fé, y tus pies en el suelo, tus ojos pendientes en el camino de quien pasa primero" je je.. por algo se dice que somos esclavos de nosotros mismos. Creo que el incidente evolutivo que presenta nuestro órgano mental no ha sido muy útil para nuestros tiempos, de hecho, es totalmente contrario, si observamos como los instintos nos esclavisan segadamente hasta nuestra propia destrucción sin la supervisión adecuada, ¿se dan cuenta que no nos hemos puesto de acuerdo?.. ni siquiera tenemos un solo idioma mundial y los grandes poderes como.. el gobierno, la religión y las ciencias hacen de su provecho por como puedan y sin pensar en el bienestar general, el individualismo es malo, mi proposición es romper esa tradición "antes de que tubieces la necesidad de robar tu alimento alguien mas ya te lo hubiese ofrecido" .. "¿Con qué afán osas destruir con los pies lo que pretendes construir con las manos?". Publicaré un libro antes de morir. holamarvin@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:47 a. m.

    estoy muy de acuerdo contigo!! creo q no podriamos llamarle evolucion al solo hecho de mejorar objetos tecnologicos o sacar un nuevo ...pAd cada año ja!! es una cuestion de lo mental.. me recordo mucho a una pelicula "La caja" es muy buena y trata sobre ell.. hasta que no superemos ese individualismo no podremos determinar si debe seguir existiendo la raza humana

    ResponderEliminar